ESPAÑA 2012: NACIONALCATOLICISMO Y MAMANDURRIAS.

“¡Alerta ciudadanos del mundo! La familia está siendo destruida. Y se trata nada menos que de un complot a nivel mundial. Hay gobiernos interesados en que los niños mueran y todo el mundo sea marica, lesbiana o pervertido”.

Con tanta contundencia como estupidez la iglesia anunciaba que el fin del mundo vendría de la mano de gays, lesbianas, divorciados y abortistas, esos insensibles fornicadores que propugnan la generalización del modelo familiar “Sodoma y Gomorra”.

Me preguntaba yo, ignorante de los vericuetos y pormenores de tal complot, cómo se las apañarían los gays para destruir a las familias. Y debo ser muy cortita, porque sigo sin entenderlo. En cualquier caso, a mí siempre me ha parecido que una familia se destruye cuando no tiene un hogar donde vivir, una seguridad en la que criar a sus hijos, una educación y una sanidad de calidad, unos derechos básicos, una mínima dignidad, en fin.

Pero resulta que no; resulta que la ausencia de tales bondades no destruye a las familias, como tampoco las destruye, al parecer, que miembros eclesiásticos arrebaten un recién nacido a su madre, para vendérselo “desinteresadamente” –gastos de gestión aparte- a quienes puedan pagárselo y que, con suerte, veinte años después de sufrir y llorar la pérdida, dos familias queden emocionalmente rotas.

Resulta también que el gobierno puede saquear al pueblo de manera vergonzosa, después de haber accedido al poder mediante engaños, quitándole a los trabajadores lo que por derecho les corresponde, privándoles de lo más esencial pero, en tanto no sean familias monoparentales, gays, solteros, o divorciados, mientras las mujeres se pongan a parir como conejas, da igual las condiciones en las que vivan: la iglesia no tiene nada que opinar al respecto. El saqueo reiterado y la represión, la imposibilidad de formar una propia familia, de acceder a una vivienda, de dar una educación y un futuro a los hijos no destruye a las familias; amar a quien te dé la gana, por lo visto, sí.

Debe ser así, porque esos mendas con sotana que aseguraron que “los niños se dejan violar y provocan a los adultos”, o que “si la mujer aborta el marido puede abusar de ella”, están callados como putas en Cuaresma mientras que el gobierno despoja a las familias de todo aquello que necesitan para constituirse y mantenerse como tales.

A lo mejor va a ser porque, bajo el régimen, ellos siguen sin ir a la cárcel por robar bebés, por practicar la pederastia, por hacer apología de la violencia de género o por no pagar impuestos.

Con semejante contubernio nacionalcatólico no resulta extraño que, mientras Valencia arde literalmente y el país se incendia virtualmente, nuestro presidente se tome la molestia de ir a “devolver” –como si lo hubiera encontrado él mismo- el Códice Calixtino.

Y también suena ya a cantinela repetida la consabida batalla contra el aborto por parte de aquéllos que en más de una ocasión han enviado a sus hijas a abortar a Londres (será porque, como allí son protestantes, a Dios no le importa).

Pero lo que ya resulta del todo indignante es que, en este contexto histórico y económico venga ahora Gallardón a decir que el aborto no será legal en el supuesto de malformación del feto. ¡Qué ideal, Albertito! Es propio de una facción política como la tuya imponer a gente sin recursos la manutención y cuidados de un futuro hijo minusválido, en el marco de un gobierno que niega el trabajo, la cobertura sanitaria, la educación de calidad y, por supuesto, la ayuda a la dependencia. ¡Qué gran amor a la humanidad debes sentir, qué filantropía la tuya, qué consideración, añadir más trampas al camino de una población que día a día se está viendo abocada a vivir en la calle, buscando comida en los contenedores de basura, y siendo reprimidos a golpe de porra si manifiestan su absurda pretensión de supervivencia!

Pero ya, para remate de los tomates, sale hoy la inenarrable Esperancita a la palestra, para declarar que “hay que eliminar subsidios, subvenciones y mamandurrias en general”.

Controlado ya lo que podemos manifestar, abatidos a golpes por una policía a la que en estos momentos se intenta sobornar devolviéndoles la paga de Navidad, bajo el eufemismo de “su singularidad” dentro del funcionariado, sin prestaciones, pagándonos las medicinas, y con una Gestapo uterina, al más puro estilo Ceaucescu, ya sólo les queda imponer el derecho de pernada.

Y entretanto, la solidaria Iglesia, calladita (que como todos sabemos, está más guapa).

Pero eso sí: «Marca una X a favor de la iglesia». Una M voy a marcar yo.

M de mezquinos, de mafiosos, mentirosos y manipuladores, M de miserables.

Y M también, por qué no, del lugar al que en mi opinión se pueden ir todos ustedes.

Parafraseando al inolvidable Fernán Gómez: “A la mierda. Váyanse todos ustedes a la mierda”.

logo-zenda-v3_mini

6 comentarios en “ESPAÑA 2012: NACIONALCATOLICISMO Y MAMANDURRIAS.

  1. Los excelsos miembros de la curia católica nacional velan siempre por los intereses de ¡¡¡ESPAÑA!!! en su interminable misión para defendernos de las conspiraciones internacionales que ha tenido a bien desvelar el ínclito Gonzalez Pons.

    Ruego a la virgen levitadora que nunca desfollezcan en su empeño aunque sufran las tentaciones de rijosos monaguillos pagados por lobbys homosexuales para hacerles caer en el pecado de la fornicación sodomita.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.