Cerveza, muñecas y jamón serrano

Opinión Sin comentarios »

Érase una vez una niña grande que estaba teniendo un día de perros. La mañana había sido horrible, y la tarde estaba siendo peor.
Entonces recibió una llamada del Leroy Merlín. Al otro lado, una voz le dijo:

-Hola mi amor, yo soy tu lobo.
-¿Eing?
-Escúchame bien, Caperucita: quiero que vayas al Hipercor y me traigas cuatro latas de cerveza y un paquete de patatas fritas.
-Abuela -le dijo la niña- las patatas fritas aumentan el colesterol.
-Y la levadura de cerveza lo disminuye, no te giba. Además, yo no soy tu abuela, soy el lobo feroz, y quiero cerveza fría para aullar toda la noche.
La niña hizo un mohín. No quería salir, pero luego pensó que podría distraerse mirando muñecas por el camino. Como leyéndole el pensamiento, el lobo le dijo:
-No se te ocurra apartarte del camino, que luego te pierdes en un bosque de ojos de cristal y caras de vinilo, y ya sabemos lo que pasa.
-Abuela, déjame, que no voy a coger las margaritas, sólo voy a mirarlas.
-Tú misma, y deja de llamarme abuela, que tengo orejas de lobo, ojos de lobo y boca de lobo.

Y la niña se fue al Hipercor a por cerveza y patatas fritas. Pero, desoyendo la advertencia de su abuela peluda de grandes orejas, subió a la segunda planta de El Corte Inglés, que quedaba muy cerquita de su cabaña pequeña con hipoteca grande, y se puso a mirar muñecas.

Entonces, llegó la Bruja del Norte, que era de otro cuento, pero lo mismo daba, porque ya estaba harta del Mago de Oz y del hombre de hojalata y le apetecía cambiar de aires. La Bruja del Norte, con sus medias rayadas y su pelo de maíz le susurró a la niña al oído que se llevara una muñeca sin pagar.

-Cómo voy a hacer eso, si en El Corte Inglés le ponen alarma hasta a las lonchas de jamón serrano, (se necesita ser cutre).

-Ya -le dijo la bruja- pero como están mirando los blíster de jamón no se van a dar cuenta. Mira: tú coges la muñeca y me la metes debajo de la falda. Luego chasqueo tres veces los chapines de rubíes y me la llevo a tu casa.

-¿Y tú que ganas con todo esto? -dijo Caperucita a la Bruja del Norte.

-Pues que me he apostado con los tres cerditos a que me llevo una Nancy debajo de las enaguas, y si gano me llevo un chalé en Torrevieja, Alicante.

-¿El del “Un, dos, Tres?”

-El mismo, que ahí sigue porque en treinta años no se lo llevó ningún concursante.

Y entonces Caperucita, ignorando la advertencia del lobo del Leroy Merlín, le metió la muñeca debajo de las enaguas a la Bruja del Norte.
Después, con una risilla malévola, la bruja hizo chasquear tres veces los chapines de rubíes, y desapareció con la muñeca.
Al llegar Caperucita a su casa, la muñeca estaba en la encimera de la cocina, junto con un blíster de jamón serrano y una nota que decía: “El jamón lo he pagado. Gracias por el chalé. Un saludo”.

Esa noche, cuando llegó el lobo con el uniforme del Leroy Merlín le dijo:

-¿Otra muñeca? ¿Otra muñeca? ¿Qué te he dicho de pararte a comprar muñecas?
-Que no la he pagado, abuela, que me la han regalado en El Corte Inglés.
-En El Corte Inglés no regalan ni los mocos. ¿Me has traído la cerveza?
-Sí, y además te he traído jamón serrano.
-Anda, mira qué bien. En esto hay que gastarse los dineros, y no en muñecas.
-¡Que no he gastao ná, que es un regalo!
Durante la cena, el lobo bebió cerveza y Caperucita jugó con su muñeca.
Y los dos aullaron toda la noche.

logo-zenda-v3_mini