LA CAÍDA DEL IMPERIO MARIANO

Opinión Comentar

Presidente Rajoy-Bashar Al Assad:

Creo que ahora entiendo por qué su primo se siente inmune. Y no me refiero al que dijo que eso del calentamiento global era una chorrada; me refiero al otro, al que gobierna Siria. Ése al que la ONU condena y no condena por enviar tropas armadas a disparar a ciudadanos, hijos, madres, abuelos…

Creo que ahora entiendo por qué, a pesar de saberse no querido, odiado incluso, sigue en su puesto; “Vosotros, occidentales de pro, tan modernos, tan evolucionados, os creéis a salvo de esto que yo hago a mi pueblo, mientras que lo mismo ocurre en vuestras propias narices”. Algo así, digo yo, deberá pensar su primo Bashar entre risitas cuando ve las noticias de España en la televisión.

Los mineros, los profesores, los médicos, los bomberos, los funcionarios, los autónomos, los abuelos, los parados, los estudiantes, los niños, las embarazadas, los desahuciados, los estafados por las preferentes… TODOS salen a la calle, y usted les echa los perros.

En Siria la represión se ejecuta a manos del ejército hacia el pueblo indefenso. Aquí, nos envían policías con porras, escudos y pelotas de goma. ¿Y creemos que nuestra situación es mejor que la de los pobres sirios? Una anciana menudita ha sido detenida por varios policías corpulentos, una niña de once años salió con un brazo roto, otra de doce fue golpeada, derribada y herida con una pelota de goma… Pero yo no tengo nada en contra de la policía, no se equivoque. Yo creo que ellos también son el pueblo. Ellos cumplen órdenes… De momento. Y es que no he visto cosa más tonta que recortar, encima, los derechos de aquellos que conforman la fina línea que les mantiene a ustedes a salvo. Su necedad no tiene límites, oiga. Pero yo me alegro; así también los policías se darán cuenta de que están siendo manipulados. Los policías son personas, por si no lo habían notado usted y sus compinches.

Se lo plantearía en forma de pregunta, pero desgraciadamente no me cabe ninguna duda de que, cuando los defensores de la ley y el orden se den cuenta de que ellos también están en el saco, -y gracias a su codicia y su necedad ya empiezan a notarlo- cuando se den cuenta de que ésas, la ley y el orden, están siendo violadas por ustedes, y no por nosotros, el cobarde gobierno que usted dirige sacará a las calles al ejército, como su primo Al Assad… ¿O no?

Bueno, no estoy muy segura de eso tampoco. Verá: conozco a varios militares de profesión a los que se les ha comunicado que se les va a robar la paga de diciembre, y que si quieren dejar algo a sus hijos en el sofá tendrán que esperar a las rebajas de febrero. Pero oiga: con su poder, lo mismo consigue usted cambiar la fecha de la Navidad…

Alguien me ha advertido que, por expresar lo que siento y lo que pienso, me pueden llevar a la cárcel acusada de terrorismo. Pobre de mí, que lo más grave que he hecho, como ama de casa que soy, ha sido a lo sumo dejar quemarse la tortilla de patatas. Yo les digo que hay libertad de expresión, pero, según me explican, para expresarse libremente hay que ser, como poco, diputada. Así, ya puedes mandar joderse a cinco millones de personas, o puedes decir abiertamente, como ha hecho la señora Botella, que es normal que los pobrecitos sufran más, los funcionarios un poco menos, y las esposas de ex presidentes poco o nada. (Bueno, vamos a concederle el beneficio de la duda, y pongamos que ella sufre cuando le depilan las ingles).

De modo que, aquí, en Siriaña, las cosas están así: los derechos, recortados, los ciudadanos de bien viviendo en la calle, los ahorradores con su dinero secuestrado, los niños hacinados en las clases, los pensionistas pagándose las medicinas y las consultas, los funcionarios, estafados, los parados sin protección y encima insultados, los policías, que también son trabajadores con hijos, obligados a cargar injustamente contra sus vecinos… Y luego están nuestros supuestos derechos: a la manifestación, reunión y expresión, reconocidas por la Constitución Española, las llaman terrorismo, y así, como su primo Al Assad, se garantizan ustedes que aquí no chista nadie.

Por si esto fuera poco, a alguno de sus acólitos se le ocurre pedir a los votantes peperos que salgan a la calle a “defender sus decisiones”. ¿Es que quiere una guerra civil? ¿Tan grande es el ego de ustedes que prefieren ver cómo nos matamos entre nosotros antes que renunciar a esos privilegios a los que han accedido con la ilegitimidad de la mentira descarada?

La verdad, si me pueden acusar de terrorismo por esto, no sé de qué les podrán acusar a ustedes. El suyo sí es auténtico terrorismo: estado de terror, gobierno de terror, pero sobre todo de estupefacción; mientras que los que levantamos el país nos vemos sin dinero, sin casa, sin trabajo, sin sanidad, sin educación y sin ayudas, la banca, responsable de todo esto, no solo no paga nada, sino que recibe una recompensa por su gestión en forma de rescate. Un rescate que sale de robarnos todo aquello que legítimamente nos pertenece, un rescate que tiene como consecuencia convertirnos en un país del tercer mundo. Mientras, la Iglesia está exenta de impuestos y recibiendo dinero público, los defraudadores, con amnistía fiscal, los corruptos, en la calle y de rositas, perpetuándose además a través de sus vástagos, que pueden impunemente insultar al pueblo que les ha proporcionado la silla en la que se sientan.

Y todo esto… ¿Por qué?

Porque se ha construido sobre humo. Si los españoles no hemos dejado en ningún momento de trabajar, de producir, si los pescadores pescan, los agricultores siembran y recogen, los panaderos hacen el pan… ¿Por qué de repente todo eso se esfuma? ¿Dónde está el resultado de nuestro trabajo?

Resulta que eso que llaman “economía” es un concepto abstracto. Resulta que hay mucha gente que, sin pagar impuestos por ello, se dedican a algo que no produce nada para nadie, excepto para sí mismos. Como una reputación, que puede hundirse a base de rumores, ese mercado de aire en el que no pueden comprarse frutas, pescado ni pan puede hundirse a base de indirectas. Así, en un minuto un montón de ciudadanos pueden volverse pobres de la noche a la mañana, para que un especulador pueda comprarse un yate nuevo.

Ninguno de esos brillantes malabaristas de lo conceptual sabe nada que tenga que ver con la realidad, con hundir las manos en la tierra, o en la mina, con agarrar las redes. Les resulta absolutamente desconocido que los manjares ante los cuales se sientan para festejar su manifiesta inutilidad han pasado por las manos de aquellos a los que desprecian. Tampoco les es conocida la realidad de aquellos que enseñan a los más pequeños Geografía, Historia o Literatura, o de aquellos que en un hospital, a las tres de la madrugada, cambian un gotero.

No. Ellos han creado una economía ficticia, que ahora nos deja al pueblo llano, a esos que estamos acostumbrados a las cosas reales, golpeando el aire para combatir a sus fantasmas. Su economía es un fraude. Un fraude y un fiasco, porque una hogaza de pan no puede deshacerse con indirectas, pero su mundo imaginario sí. Y de eso saben mucho ustedes, de mundos y amigos imaginarios; mientras que los esclavos construyen la pirámide de un faraón que, aunque él no lo sepa, ya está muerto, mientras que la cripta se llena de joyas y alimentos que no podría disfrutar ni en siete vidas, mientras el pueblo pasa penalidades y carga las piedras de una tumba en la que se entierran sus propios proyectos e ilusiones, ustedes se encomiendan a la Virgen del Rocío, a la Macarena o al propio Dios, que, según sus propias palabras, señor Rajoy, es el jefe, pues hay que hacerlo todo “como él manda”. (Debe ser todo un privilegio recibir órdenes directas de Dios, oiga…).

Entretanto, un crujido hace tambalearse el basamento de ese mundo de mentiras en el que ustedes gozan de sus mal ganados privilegios.

Poco a poco.

Como un topo ciego que roe los cimientos de la casa en la que vive, la codicia de ustedes acabará por echarles encima el techo de mentiras que se han construido.

Ya pueden encomendarse a esos amigos imaginarios que tienen. Me da a mí que les va a hacer falta.

logo-zenda-v3_mini


Etiquetas:

Deja una respuesta